Aceite de Canola: ¿Bueno o malo?

Podríamos decir que las grasas en nuestra dieta son completamente imprescindibles. Sin las grasas adecuadas nuestro cuerpo no es capaz de funcionar correctamente.

No obstante, encontramos altos niveles de confusión acerca de los efectos que provocan en nuestra salud las diferentes grasas y aceites.

Actualmente el aceite de canola está altamente comercializado con la premisa de que es una opción saludable.

aceite de canola

El aceite de canola es bajo en grasas saturadas y alto en insaturadas incluyendo en ácidos grasos omega-3.

Hay quienes dicen que es “El aceite de cocina más saludable del mundo”. Sin embargo, algunos expertos no están de acuerdo con esta afirmación.

1. ¿Qué es el aceite de canola?

El aceite de colza es utilizado muy a menudo para fines industriales, ya que es un aceite barato de producir. El problema de este es que no era apto para el consumo humano porque contenía las siguientes sustancias desfavorables:

  • Ácido erúcico: es un ácido graso que, experimentando con él en roedores, se demostró que les provocaba daños en el corazón.
  • Glucosinolatos: Compuestos amargos que le daban mal gusto al aceite.

Un grupo de científicos canadienses tenían como objetivo convertir el aceite de colza en un aceite apto para el consumo humano. Utilizando técnicas de cría selectiva, consiguieron crear semillas que contenían una menor cantidad de las substancias nombradas anteriormente.

Gracias a ese proceso nació lo que conocemos hoy en día como canola. En realidad, la canola no es ninguna planta, simplemente es un nombre que se le asignó a las semillas de colza producidas con bajos niveles de ácido erúcico y glucosinolatos.

Hoy en día, cerca del 90% de los cultivos de canola están modificados genéticamente. En resumen: El aceite de canola es extraído de las semillas de colsa que han sido seleccionadas por contenes una menor cantidad de sustancias nocivas.

2. ¿Cómo se hace el aceite de canola?

En el siguiente vídeo puedes apreciar cómo se hace el aceite de canola. Como puedes apreciar no es un proceso demasiado natural en mi opinión…

Realmente no tiene nada que ver con los simples procesos utilizados para obtener otras grasas o aceite más populares como el aceite de oliva o el aceite de girasol.

El simple hecho de que el aceite se somete a altas temperaturas para obtenerlo debería disuadirte de su consumo. Es un aceite alto en grasas poliinsaturadas, que provoca que se oxide con facilidad.

Un disolvente tóxico llamado hexano es utilizado para extraer el aceite de las semillas. Se han encontrado trazas de hexano en los diferentes aceites de cocina.

Durante el proceso de fabricación antinatural del aceite de canola se daña una parte del mismo. Un estudio realizado en Estados Unidos analizo los diferentes aceites comercializados en el país. Entre 0,56% y el 4,2% de los ácidos grasos eran grasas trans.

Las grasas trans artificiales son muy perjudiciales para la salud y se las asocia a una gran cantidad de enfermedades graves, especialmente problemas de corazón, la principal causa de mortalidad en el mundo.

Tenga en cuenta que el aceite de canola prensado en frio no ha sufrido el mismo proceso y no contendrá tanta cantidad de grasas trans como el procesado industrialmente. Por desgracia, prácticamente todos los aceites de colza o canola se realizan mediante el procesamiento industrial.

3. Composición del aceite de canola

Como el resto de aceites que han sido altamente refinados, el aceite de canola tiene un bajo contenido de nutrientes esenciales.

No obstante, contiene cierta cantidad de vitaminas liposolubles E y K.

La composición de ácidos grasos del aceite de canola es:

  • Saturada: 7%.
  • Monoinsaturada: 63%.
  • Poliinsaturados: 28%.

Recuerda que las cifras exactas pueden variar entre los diferentes lotes.

Por creencia popular pensamos que la grasa saturada es mala y las grasas insaturadas son buenas, siguiendo esa pauta, podríamos decir que la composición de ácidos grasos es casi perfecta.

Sin embargo, tienes que tener en cuenta que, aunque las grasas saturadas se consideraban perjudiciales en el pasado, estudios recientes han demostrado que no tienen nada que ver con las enfermedades del corazón.

Siguiendo este precedente podríamos decir que la cantidad de grasas saturadas en el aceite de canola es prácticamente irrelevante.

El aceite de canola también es alto en grasas monoinsaturadas, que son saludables.

En cambio, con las grasas poliinsaturadas la cosa se pone interesante porque es cierto que el aceite de canola contiene una proporción bastante equilibrada de grasas omega 3 y omega 6. No obstante, ten en cuenta que, aunque necesitamos alguna grasa poliinsaturada no necesitamos consumir una gran cantidad de las mismas.

Consumir una alta cantidad de aceite de canola podría elevar el consumo de grasas poliinsaturadas a niveles antinaturales.

También debes de tener en cuenta que durante ese proceso de fabricación bastante desagradable del que hablamos anteriormente, una gran cantidad de las grasas polinsaturadas se han convertido en grasas trans.

Artículos relacionados:

 

[Total:2    Promedio:3/5]

Deja un comentario

Send this to a friend